≡ Menu

Agabo, profeta cristiano

Miem­bro de la primera comunidad cristiana de Jerusalén, dotado del don de la pro­fecía. Poco después de haberse conver­tido, anunció desde la ciudad de Antioquía un periodo de hambre «en todo el orbe», es decir, en las provincias del Imperio romano. Hechos’ recuerda que la epidemia se produjo, efectivamente, bajo el gobierno del emperador Claudio; conocemos, concretamente una carestía en Judea durante los años 45-46 d.C., lo que justificaría el envío de suministros por parte la comunidad cristiana de Antioquía a los hermanos de Judea.
Agabo reaparece en Cesarea, años más tarde (58 d.C.), en compañía de Pablo. El profeta predice entonces, mediante gestos simbólicos, la próxi­ma cautividad del apóstol. Concreta­mente le quitó a Pablo el cinturón, se ató con él los pies y las manos y dijo:
El Espíritu Santo dice lo siguiente: «Así atarán los judíos en Jerusalén al hom­bre de quien es este cinturón, y lo entregarán en manos de gentiles» (Hch 21, 12).
En efecto, la revuelta producida por los fanáticos judíos en las proximida­des del Templo de Jerusalén fue la cau­sa de que Pablo fuera detenido por las autoridades romanas, encerrado en Cesarea y, posteriormente, llevado a Roma

Previous post: